Cuida tu imagen y aseo personal

Cuida tu imagen y aseo personal

 

El cuidado personal comprende las habilidades relacionadas con el aseo, el vestido y el aspecto personal.

 

 

 

Actualmente el 86 por ciento de las mujeres y el 66 de los hombres, ocupan más de 15 horas semanales en su cuidado personal. En nuestra sociedad, donde la imagen es tan importante, una apariencia externa descuidada puede ser suficiente para producir un rechazo social que impida la inclusión en la comunidad. Por esta razón, el 75 por ciento de las personas se ocupa en desarrollar el cuidado de si mismo, potenciando todas las habilidades y destrezas de la autonomía personal. En esta edición, te ofrecemos aspectos básicos sobre el Cuidado Personal y hábitos saludables, ya que la belleza florece desde nuestro interior.

 

¿En qué consiste el cuidado personal?

El cuidado personal consiste básicamente en tener una buena alimentación, brindarse un cuidadoso y frecuente aseo personal, usar una vestimenta adecuada, hacer ejercicio regularmente y, en general, cuidar de la salud. Para comprenderlo mejor, repasemos algunos de los conceptos:

La alimentación: consiste en la obtención, preparación e ingesta de los alimentos. Una buena alimentación comprende una dieta correcta que debe contener cantidades adecuadas de proteínas, lípidos (grasas), vitaminas y minerales. Esta dieta debe mantenerse día tras día. No es fácil, pero si queremos cuidar de nosotros mismos es algo que no podemos dejar de hacer. En nuestra sección permanente de Nutrición, podrás encontrar artículos que te ayudarán a lograrlo.

El aseo o higiene personal: es el acto, generalmente autónomo, que realizamos para mantener limpio y libre de impurezas la parte externa de nuestro cuerpo. Comprende piel, dientes, cabello, oídos, orificios nasales, manos, pies y partes genitales.

La vestimenta: comprende una prenda o conjunto de prendas exteriores con que cubrimos nuestro cuerpo. Esta varía según la cultura, la moda, los gustos, la época del año, etcétera. Por lo tanto, al momento de elegir nuestra vestimenta debemos considerar estos factores de forma que sea la adecuada y refleje nuestro estilo y cuidado personal en cada ocasión.

El ejercicio físico: implica la realización de movimientos corporales planificados y diseñados de acuerdo con la complexión y edad de cada persona con el objetivo de estar en buena forma física y gozar de buena salud. El término “ejercicio físico” incluye el de gimnasia, baile, deporte y educación física.

La salud: es el estado de completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

 

¿Qué actividades incluye el aseo personal?

Aseo de la piel: la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, lo cubre completamente, sirve como barrera de protección y es la parte visible del mismo. Requiere un aseo frecuente y cuidadoso, el cual, se hace por medio del baño diario para eliminar el sudor, polvo e impurezas.

Aseo de los dientes: para limpiarlos debemos utilizar cepillos dentales con pastas o dentríficos ricos en flúor. También suelen usarse hilo dental y enjuague bucal. Éstos productos ayudan a prevenir la caries, placa dental, entre otros.

Aseo del cabello y cuero cabelludo: ayuda a prevenir la caspa, infecciones del cuero cabelludo y a dar un mejor aspecto al cabello. Para limpiarlo se utilizan shampoos y otros productos que se encuentran disponibles en una amplia variedad de marcas y presentaciones para cada tipo de cabello. Es importante considerar el largo, color y textura para tener un cuidado adecuado y limpieza de nuestro cabello, ya que refleja la importancia que damos a nuestro cuidado personal.

Aseo de los oídos: por lo general, se realiza limpiándolos con hisopos, pero debemos cuidar de no introducirlos mucho porque pueden lesionar el tímpano. Con la ayuda de éstos se elimina el cerumen. Es recomendable asear los oídos cuando nos duchamos debido a que la humedad ayuda a su limpieza.

Aseo de los orificios nasales: dentro de éstos suele acumularse una sustancia conocida como moco, el cual, es necesario limpiar o retirar de los orificios nasales. A veces, algunas personas suelen limpiarse la nariz con los dedos, lo cual no es recomendable hacer porque éstos pueden   llevar bacterias o residuos que pueden causarnos alguna infección. Se recomienda limpiar los orificios nasales antes y después de dormir con un pañuelo desechable.

Aseo de las manos: las manos constituyen, después de la cara, lo más visible de nuestro cuerpo. Están en contacto permanente con diversos gérmenes y bacterias, por ello, es necesario lavarlas con frecuencia utilizando un jabón antibacterial que no reseque la piel. También es importante tener una buena manicura, recomendablemente con un arreglo discreto como el estilo francés.

Aseo de los pies: si bien, es imprescindible la limpieza diaria de los pies, también es necesario dedicarles tiempo, al menos una vez a la semana, para brindarles una sesión especial de cuidados. Al igual que las manos es bueno que tengan un buen pedicure. Así como el aseo es importante, lo es también usar un tipo de calzado adecuado que no lastime nuestros pies.

Aseo de los genitales: la mujer debe tener un especial cuidado en el aseo de los genitales, algunos ginecólogos sostienen que sólo debe usarse agua para asear el exterior de los genitales, ya que sustancias como el jabón podrían alterar el pH de la vagina y causar infecciones. Sin embargo, existen diversos productos en el mercado destinados al aseo femenino, pero antes de usarlos, debes consultarlo con tu ginecólogo.

 

Consejos para el cuidado íntimo femenino

Muchas de las infecciones vaginales son causadas por una alteración del pH vaginal volviéndolo alcalino. Por esta razón, el cuidado de la capa protectora ácida natural resulta de vital importancia. A continuación se enumera una serie de consejos útiles que toda mujer puede seguir diariamente para una mayor protección:

·      Usar ropa interior de algodón. Los pantalones apretados y la ropa interior sintética (nylon, por ejemplo) evitan que tu zona íntima tenga una buena ventilación y provocan calor y humedad, favoreciendo la proliferación de microorganismos.

·      Usar de forma periódica un jabón líquido con pH ácido para el cuidado íntimo.

·      Evitar el uso de desodorantes o sprays en tu zona íntima; son innecesarios y alteran el delicado ambiente natural de esta zona.

·      No usar duchas vaginales, a menos que sea para propósitos medicinales. Éstas pueden alterar el ecosistema natural de la vagina, afectando microorganismos de la flora vaginal que son necesarios para tu protección.

·      Evitar el uso de papel higiénico con fragancia o químicamente procesado.

·      Mantener una dieta saludable y balanceada.

·      Para la higiene usar diariamente un jabón íntimo, un producto especialmente desarrollado para proteger el balance natural del pH de la zona íntima de mujeres de cualquier edad.

 

3 consejos que no fallan

  • Beber por lo menos dos litros de agua natural por día.
  • Dormir tranquila y cómoda. El descanso es esencial para que nuestro cuerpo luzca vigoroso y nuestra mente no sufra estrés.
  • Hacer ejercicio. No es necesario que te esfuerces demasiado y asistas al gimnasio todos los días, con realizar caminatas de 30 minutos por lo menos cuatro veces por semana, obtendrás, grandes beneficios.

Estas son tres reglas básicas relevantes para que cuides de tu persona y tu cuerpo, por dentro y por fuera. No olvides que una buena alimentación, a base de fibras, vegetales, frutas y lácteos contribuye a que tu piel, tu cabello y todo tu organismo se sientan (y estén) 100 por ciento saludables.

 


Recuerda que reflejamos lo que somos

 

No hay que olvidar que el aseo personal es parte fundamental de nuestra rutina diaria e implica una serie de actividades que tenemos que realizar diariamente para sentirnos bien y seguras con nosotras mismas.

Todas las mujeres somos bellas, lo importante es dedicarse un poco de tiempo. Recuerda que es importante tener siempre una actitud positiva y entusiasta. La búsqueda de la belleza debe estar acompañada no sólo por cuestiones superficiales. La belleza comienza con la aceptación de sí misma y el fortalecimiento de nuestro espíritu, ésas son las herramientas que en verdad nos ayudarán a sentirnos plenas, realizadas y, por consiguiente, hermosas.

 

Fuentes: Manual Educación para la Salud en la Alimentación y el Ejercicio Físico. Manual de Higiene y Sanidad. Manual de Higiene Bucal. Secretaría de Salud.