Secciones Permanentes

CUERPO SANO


Vólibol, no solo un deporte de playa
Tenis para niños
Cuidados de la piel del bebé
DE MAMA
El nuevo rol de papá y mamá
Culpa por los excesos navideños
¡Dile adiós a la celulitis!
DE TODO
¿Mascota en casa?, mucho más que una compañía
EN FAMILIA
Los juegos y los juguetes tradicionales mexicanos
Los niños durante las vacaciones
Los videojuegos
ESCUELA PARA PADRES
El rol del padre en la sociedad mexicana
Consecuencias proporcionales en lugar de castigos, 1ª. Parte.
Clasificación de importancia de las faltas
ESCUELA SALUDABLE
Ayúdalos con la tarea y trabajos en casa
Niños con conducta agresiva
Bajo desempeño escolar
EXPERIENCIAS REALES
Brenda Hernández Mendoza 30 años
Sra. María Magdalena Islas Sánchez 52 años
Lizbeth Magdalena Macías Islas 32 años
MEDICINA PREVENTIVA
Importancia de las coronas de acero
¿Cuándo visitar al ortopedista?
Enfermedades clásicas de la infancia
MENTE SANA
Sobreprotección en hijos.
La ilusión y la Navidad en niños
Las mentiras en los niños
NOTICIAS DE SALUD
Tabaquismo afecta la tiroides
El ejercicio, aliado para aliviar la ira
La dieta protege a los niños del asma
NOVEDADES
Responsabilidad y distracción educativa
La importancia del juguete
¡Actividades didácticas!
NUTRICION
Comida “chatarra”: sus consecuencias negativas
Aprende a conservar los alimentos
Protégelos del frío con una alimentación sana
Primer año del bebé
Estimulación temprana
Recomendaciones
Concierto Comparte Vida "Cavallería Rusticana"
Concierto Fernando de la Mora

El rol del padre en la sociedad mexicana

El rol del padre en la sociedad mexicana

Sin importar la época el papel del padre ha sido de gran importancia, es decir la figura del padre tiene gran influencia en el crecimiento de la familia, en la educación de los hijos y en la felicidad de la pareja; lo que ha cambiado con el paso de los años es el cómo se desempeña este rol y cuáles son las tareas que el padre debe tener para con su familia.

Muchos podrán recordar la forma en cómo los padres desempeñaban este papel en las generaciones anteriores, la demanda principal para el padre de familia era el de ser un sostén económico, los padres salían a trabajar desde temprano y regresaban hasta tarde a casa, o eso era lo esperado, la educación quedaba en manos de la madre, era ella quien trasmitía los valores y las reglas de la casa. Sin embargo, hay que aclarar que el padre no quedaba fuera de esta educación sino que su papel era más bien de soporte a la madre, muchos podrán recordar esa memorable frase que mamá usaba como ultimátum, frase que era señal de que las cosas podían ponerse feas… “Vas a ver cuando llegue tu padre”

El papel de papá no era entonces sólo el de ser proveedor, también era la máxima autoridad de la casa, quien iba a dictar los castigos en aquellos casos que mamá sintiera que ya era pertinente su intervención. En casa es cierto que mamá podía castigar y poner ciertas normas, pero en los casos más importantes una decisión no se podía tomar sin el consentimiento del papá. Bajo estos criterios la figura del padre tenía cualidades tanto protectoras, ya que era él quien proveía y respondía ante las grandes amenazas, al igual que cualidades que le podían ganar el miedo y rencor de los hijos siendo él el máximo obstáculo para realizar ciertos deseos. Padre temido y amado.

Esta definición de los papeles entre el padre y la madre surge gracias a la situación económica, política, social e histórica del momento, basados en un conjunto de valores que las familias sentían que garantizaban su seguridad; no eran buenos o malos valores, sólo eran aquellos que por las características de la época parecían más convenientes para las familias de períodos de posguerra y crecimiento económico.

Los años han pasado y muchas cosas han cambiado. Las ciencias médicas, la psicología, el derecho, la sociedad;  se han transformado con la ampliación de los conocimientos, la facilidad para adquirir información, los derechos humanos, los derechos de las mujeres y los niños; todos ellos han creado una serie de demandas distintas a las de antaño y con esas nuevas demandas el papel de papá y mamá también se ha modificado.

En los hogares actuales el papel de proveedor ya no es uno con el cual el papá deba cumplir exclusivamente, también la mujer sale a trabajar, también apoya al sustento económico del hogar; las normas ya no son escritas y dictadas sólo por el padre, ahora se busca que éstas sean debatidas y decididas por ambos miembros, los tiempos han cambiado, entonces ¿cuáles son las expectativas que se tienen ahora respecto al papel del padre? ¿qué debe hacer ahora un papá?

Con todos estos avances se puede ver que las tareas de cada rol se han expandido, lo que se espera de un padre en estas fechas es que cumpla también con algunas de las tareas que antes eran exclusivas de la madre, es decir, se espera que el padre se involucre emocionalmente en la crianza de los hijos y en el fortalecer la relación de pareja.

Si los hijos lloran, tienen hambre, necesitan un cambio de pañal, se han lastimado o cruzan por algún percance el papá ha de involucrarse en la tarea de proporcionar sustento, consuelo y escucha. A lo mejor el padre no sabe cocinar, si lo sabe hacer ya es un punto extra para él, pero a cambio de no saber hacerlo puede ayudar con alguna otra tarea del hogar como el lavar los trastos, lavar la ropa o hacer la limpieza general; si el hijo llora no dejar sólo a la mamá la labor de tranquilizarlo, él también puede acercarse e intentar tranquilizar al pequeño, o pequeña según sea el caso.

Esto suena sencillo, pero es un cambio muy importante en la crianza de los hijos y en la forma en cómo se ha venido desenvolviendo el rol paterno, ya que significa que el papá debe estar abierto a expresar sus emociones, a ser más cercano en el plano afectivo, esta es una nueva experiencia para muchos dado que esa cercanía en muchas ocasiones la nueva generación de padres no la tuvo con los suyos.

La expresión del amor y del cariño, la capacidad de dar seguridad y contención, el proporcionar la certeza de que papá va a estar ahí para proteger a sus pequeños, todas estas tareas afectivas pueden cumplirse de varias maneras, desde la palabra, desde expresarle amor al hijo desde un te quiero hasta manifestarlo, sino en palabra, en acciones. Un abrazo que le haga sentir la preocupación por el, una mirada que le comunique la importancia que tiene, una palmada en la espalda que le diga “tu puedes” estas son cosas que se espera hagan los nuevos papás.

Y junto con todo lo anterior evitar caer en una práctica que se ha puesto de moda en la actualidad: el ser amigo de los hijos. Los papás deben ser papás, no pueden ser amigos de sus hijos, un amigo no puede dar la seguridad y el cariño que un padre sí puede proporcionar; el no ser amigos de los hijos no significa no escucharlos ni alentarlos, significa tener la capacidad de decirle a un hijo “No” cuando sea necesario, de ponerle límites que no lo sofoquen, pero que tampoco lo dejen a la deriva.

En fin ser padre no es sencillo, no es fácil, no hay planes ni guías que nos puedan preparar para cada eventualidad, la única forma de saber ser papá es intentar ser el mejor papá que nos podamos imaginar, pensando en qué es lo mejor que podemos hacer por un hijo.

 

DATOS DE AUTOR

 

Mtro. Julio César Paredes Juárez

Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx

Atención Previa Cita:

México D.F. Teléfonos:   5553 3599 y 5286 6550. Email: spp@spm.org.mx

Satélite. Teléfono: 5393 0007. Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com

Metepec; Edo. México. Teléfono: 2153024. Email: spmtoluca@gmail.com