Las mentiras en los niños

Las mentiras en los niños

Dentro de todas las ramificaciones que el uso de la palabra representa para los niños, la mentira es una de las cuales se presta poca atención, hasta que se presenta.

 

Psic. Antonio Galván Duque Gastélum

 

Dentro del desarrollo infantil, el uso del lenguaje se vuelve parte de los rubros que un niño va dominando en su crecimiento. En términos comunes, un niño comienza con el uso del habla entre el primer y el segundo año de vida, y junto con dicho uso del lenguaje, llegan posteriormente, el diferente uso de palabras y construcciones de frases que expresan ideas. Hasta este momento, los infantes expresaban sus emociones, pensamiento, sueños y deseos de formas más corporales y no de forma verbal. Más con el uso del lenguaje esto se vuelve posible. Dentro de todas las ramificaciones que el uso de la palabra representa para los niños, la mentira es una de las cuales se presta poca atención, hasta que se presenta.

Las mentiras, suelen tener diferentes funciones dependiendo de las edades del niño y de las situaciones, tanto sociales y familiares que esté viviendo durante su viaje hacia el crecimiento, tanto emocional como cognitivo. Entre los 18 meses y los dos años y medio de vida, el niño empieza a caminar y a entrenarse para ir al baño por su cuenta. Comienza a delimitar lo que le gusta y lo que no, a gozar de su propia independencia para el movimiento, pero esto implica que sus padres también tienen dicha independencia de ellos mismos, produciendo en ellos la idea de que es posible que los padres los dejen a un lado para hacer diferentes actividades, tal y como ellos lo hacen. Es por lo mismo que los niños suelen contar pequeñas mentiras para poder pertenecer al grupo y no perder la relación que tienen con los familiares. Son estas aseveraciones de que recibieron los mismos regalos que los demás, que también fueron a un viaje al cual no asistieron o que les pertenece algo que realmente no es así. Estas mentiras, comúnmente tienen la funcione de poder sentirse pertenecientes a un grupo del cual se sienten excluidos. Esta es una frustración común que deben afrontar y utilizan la mentira para mitigar dicha frustración.

A partir de los 3 años de edad, el niño explora el mundo y comienza con los cuestionamientos de los “¿por qué?” Y “¿para qué?”. Es dentro de estas exploraciones y preguntas, que los niños comienzan a desobedecer las reglas antes dichas por los padres de forma deliberada, para entender porque están prohibidas algunas actividades, para comprender los racionamientos que llevaron a establecer los límites por los cuales se rigieron, comienzan retar en ciertos momentos a los padres y actuar como antes se les había expresado que no debía hacerlo, intentando entender razón, causa y consecuencia.

Es por ello que viene la segunda función de la mentira, al verse atrapados infraganti dentro de los actos prohibidos, los niños sienten vergüenza, por haber decepcionado a los padres y temen por el castigo que se avecina, es por ello que comienzan a mentir para encubrir sus acciones y así evitar tanto el castigo como para evitar el sentimiento de vergüenza por haber fallado en seguir las indicaciones que se dieron en un inicio.

Por último, entre los 4 y 5 años de edad, los niños comienzan a fantasear con un mundo fantástico el cual seduce y en el cual desean pertenecer, ya sea por lo visto en la televisión, aprendido en cuentos, películas, videojuegos o incluso hablando con amigos en la escuela. Es común que los niños comiencen a relatar historias fantásticas sobre su origen y sus familiares, historias tales como que son hijos de reyes, o que nadaron con sirenas las noches pasadas, que son poseedores de súper poderes o que tienen habilidades jamás antes vistas. Estas mentiras tienen la función de impactar socialmente a sus amigos y también para convencerse a sí mismos de que su origen es otro y que por ello son especiales y diferentes a todos los niños que han conocido en reuniones, en la escuela o en la calle y de esa forma mantenerse como el centro de atención de los adultos. En general, las tres funciones de la mentira en los niños, es en sí para poder evitar soportar las frustraciones que implica el vivir en sociedad junto con otras personas con una propia individualidad, formas de pensar y para ello límites que deben ser respetados. Siendo así parte normal del desarrollo infantil.

Sin embargo, es importante señalar que, en edades más avanzadas, entre los 6-12 años, los niños comienzan a entender la función de la mentira, de una forma más completa y consciente, es decir menos infantil y soñadora. Es por ello que luego los niños se enfrentan a realidades familiares difíciles de afrontar. Problemas con los padres, violencia, abuso, son entre otros, algunos de los problemas que los niños a los 6 años ya son conscientes que su familia enfrenta y que les afecta de cierta medida. Esto genera en ciertas, en ciertas ocasiones, vergüenza de la propia familia y de los padres, y por el fuerte deseo de pertenecer a un grupo social dentro de la escuela los niños suelen exponer muchas mentiras sobre una familia perfecta y sin ningún tipo de problemática, con tal de que se les acepte dentro del grupo de pares.

A su vez, esta mentira también sirve, como una expresión del deseo inconsciente de los niños de tener una familia que no les genere ningún tipo de problemática o vergüenza a ellos mismos, escapando a estos mundos que plantean para poder sobrevivir a una realidad que ha sido demasiado frustrante como para poder afrontarla con las herramientas que tienen a su disposición en ese momento.

¿Qué pueden hacer los padres?, es común el discurso de suprimir las mentiras en el niño, pero entender las funciones dependiendo de la edad permite a los padres conversar desde el mensaje que los niños tienen para exponer dentro de sus mentiras, para un discurso más comprensivo al momento de hablar con los hijos y de esta manera tener una forma de explicaciones que les sea más acorde en lugar de sólo una prohibición que les haga sentir más vergüenza y frustración.

DATOS DE AUTOR

 

Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx

Atención Previa Cita:

México D.F. Teléfonos:   5553 3599 y 5286 6550. Email: spp@spm.org.mx Satélite. Teléfono: 5393 0007. Metepec; Edo. México. Teléfono: 2153024