El básquetbol

El básquetbol

¿Quién se resiste a  tomar un balón y tratar de encestarla en una canasta? El baloncesto o básquetbol es un deporte muy completo, presenta múltiples situaciones técnico-tácticas que brindan al niño un elevado desarrollo motriz. Agilidad mental, flexibilidad, juego en equipo, son sólo algunas aportaciones del básquet.

 

 


Por Griselda Vega Galindo

 

 

 

El baloncesto,  se sugiere iniciar la práctica a partir de los seis años. Otorga destreza, movimientos armónicos, coordinación, habilidad y cooperación. A nivel calórico, implica un alto consumo energético, incluso superior al del fútbol. El entrenamiento de baloncesto constituye un juego en sí para el niño, debido al placer del movimiento que le brinda botar la pelota o lanzarla a la canasta.

 

¿En qué consiste?

El baloncesto es un deporte de equipo, se juega en cancha cubierta o al aire libre, en el que dos conjuntos, de cinco jugadores cada uno, intentan anotar puntos (o canastas) lanzando una pelota, de forma que descienda a través de una de las dos cestas o canastas,  suspendidas por encima de sus cabezas en cada extremo de la cancha, lo que se denomina encestar. El equipo que anota más puntos, convirtiendo tiros de campo o desde la zona de tiros libres, gana el partido. Debido a su dinamismo, espectacularidad y a la frecuencia de acciones anotadoras, es uno de los deportes con mayor número de jugadores y espectadores en el mundo.

Sin embargo, para practicarlo, sobre todo en los pequeños, es necesario que el aspecto lúdico, vaya de la mano con la disciplina, la cual es indispensable en cualquier deporte. Antes del contacto con el balón, se requiere que el niño caliente los músculos, mediante estiramientos y movimientos rápidos de los pies y las manos. A continuación, viene un calentamiento con balón, donde se puede  botarlo y hacer lanzamientos, a medida que se le van enseñando al niño, los primeros fundamentos del baloncesto. Luego, se puede pasar al trabajo técnico. En esta fase, el entrenador debe hacer hincapié en los pases y lanzamientos sobre la canasta, así como planteamientos estratégicos. Finalmente, los alumnos forman equipos y realizan partidos de entrenamiento, en donde ponen en práctica todo lo asimilado en la clase.

 

El juego

El partido comienza cuando el árbitro lanza la pelota al aire en el círculo central donde los pívots (centrales) de cada equipo saltan e intentan golpear la pelota con las manos y pasarla a sus compañeros. El equipo que consigue la pelota trata de avanzar hacia la canasta defendida por sus oponentes para encestar y conseguir dos o tres puntos, dependiendo de la distancia desde donde tire el jugador. Un jugador puede hacer avanzar la pelota pasándosela a un compañero o correr con ella a lo largo de la pista botándola y esquivando a los jugadores contrarios. Si un jugador corre con la pelota sin botarla, comete una infracción llamada pasos, que le da la posesión de la pelota al otro equipo. Cuando se logra una canasta, el equipo contrario pone la pelota en juego desde atrás de su línea de fondo y trata de mover la pelota hacia adelante para anotar.

 

En el baloncesto, los pases responden a una estrategia planificada, más que a  inspiraciones espontáneas. La rotación del balón de un jugador a otro, busca armar determinadas jugadas, que tienen como fin la conquista del punto.

 

 

Los pases
Deben tener una conciencia de su direccionalidad, ser breves, rápidos y precisos. Los llamados pases de pecho, se caracterizan por ser utilizados en distancias cortas o medias, sin estirar mucho los brazos, al momento de realizarlos. En este caso, la fuerza y la agilidad, recaen en las muñecas y los dedos.

 

Otro estilo similar es el pase picado, donde el balón se dirige contra el suelo, a fin de que el compañero recoja el rebote.

Un pase de mayor potencia, es el que se ejecuta por encima de la cabeza, flexionando los brazos hacia atrás, al igual que las rodillas, ganando más impuso al lanzar el balón. Otros pases recurrentes son la cuchara y los pases por encima del hombro.

 

El entrenamiento

El objetivo principal es que el niño se divierta. Para ello es importante que el entrenador transmita entusiasmo, ya que esto es algo que se contagia. Asimismo:

  • Ser paciente con el niño resultará básico para que éste se sienta a gusto en la actividad.
  • La herramienta de entrenamiento básica debe ser el juego y las competiciones.
  • El niño debe estar en contacto continuo con el balón y en movimiento.
  • Es bueno trabajar puntería de forma general, no teniendo que necesitar la canasta: tirar a dar en una línea, meter el balón en un aro, dar en un cono, etcétera.
  • Es vital trabajar las muñecas y los dedos del jugador, los movimientos rápidos y variados de pies y manos, sin necesidad para ello de recurrir a un trabajo específico de técnica individual de baloncesto, sino ejercicios generales.
  • Estirar al inicio y al final de cada entrenamiento.
  • El entrenamiento debe practicarse, usando de vez en cuando otros balones y objetos (aros, balones de fútbol, pelotas de tenis, etcétera) que lo enriquezcan.

 

¿Cómo iniciar al pequeño en el baloncesto?

En esta etapa el niño es extraordinariamente receptivo para todo enriquecimiento, pero no tiene comprensión alguna para el movimiento formal, es decir, para el movimiento por sí mismo. Por eso no existe nunca en el niño una “necesidad de ejercicio”, en cambio sí una “necesidad de movimiento”.

Se comprueba que el niño dejado a sí mismo en el juego, no se fatiga nunca. Tiene ya su ritmo en el movimiento. El niño no comprende la integración o el movimiento de la misma forma en la que lo hace un adulto. El ritmo de movimiento que no corresponde a su desarrollo, lo lleva rápidamente al cansancio y al aburrimiento.

El movimiento en sí,  se encuentra en todas partes en el proceso humano es uno de los fenómenos principales del concepto de la vida.

Esta “necesidad del movimiento en libertad”, fuertemente minada en la sociedad actual, precisa que no sea suplantada por un esquema ideado por y para adultos. Justamente, la práctica del deporte debería crear la compensación necesaria. Por ello, el entrenador deberá dominar los efectos metódico-pedagógicos. Esta realidad deberá condicionar el tipo de trabajo a desarrollar con niños, comprender su condición “de animador”, rechazando los métodos tradicionales “de entrenador”, y marcarse el objetivo básico que los niños se diviertan y se ilusionen por el deporte.

De ahí, los cinco principios esenciales en la enseñanza deportiva con niños son:

·       El centro de atención es el niño y su aprendizaje.

·       Utilizar ejercicios en competición y juegos en los que los niños puedan percibir, analizar y decidir.

·       Dar libertad para improvisar formas de movimiento.

·       Mostrar cada día pocas cosas.

·       Nadie parado, pocas interrupciones, pocas explicaciones.

 

Los beneficios

  • Permite aumentar la resistencia de cada pequeño.
  • Ayuda a desarrollar la coordinación de movimientos.
  • Fortalece los músculos de las piernas, en especial los cuádriceps y abductores.
  • Desarrolla los bíceps.
  • Previene la aparición de problemas en el aparato locomotor.
  • Desarrolla la rapidez, la agilidad y la flexibilidad.
  • Además de todas las ventajas físicas de cualquier deporte, el baloncesto ayuda a los niños a trabajar en equipo.

 

FUENTE:

Federación Mexicana de Baloncesto, A. C.